La identidad profesional docente tiene su inicio en el periodo de estudiante, se consolida después en la formación inicial y se prolonga durante todo su ejercicio profesional. La identidad profesional no viene dada sino que hay que ir creándola, es un proceso individual y colectivo, complejo y dinámico.
La identidad docente hace referencia a cómo los profesores viven su subjetivamente su trabajo y cuáles son los factores básicos de satisfacción e insatisfacción. La identidad docente es tanto la experiencia personal como el papel que se le reconoce al profesor en una sociedad. Se puede entender también como un conjunto hetereogéneo de representaciones profesionales, y como un modo de respuesta a la diferenciación con otros grupos profesionales.
Es una construcción del "sí mismo" profesional, que va evolucionando a lo largo de la carrera docente y que puede estar influída por diversos factores, y que incluye:
  • Compromiso personal.
  • Disposición para aprender a enseñar.
  • Creencias y valores.
  • Conocimiento sobre la materia.
  • Experiencias pasadas.

Características de la identidad profesional docente:
  1. Es un proceso evolutivo de interpretación y reinterpretación de experiencias.
  2. Implica a la persona y al contexto. No es única.
  3. Está compuesta por sub-identidades relacionadas entre sí.
  4. Repercute en muchas variables (auto-eficacia, motivación, compromiso, satisfacción en el trabajo del profesorado). Está influida por aspectos personales, sociales y cognitivos.


El concepto de identidad docente es una realidad que evoluciona y se desarrolla tanto personal como colectivamente. No es algo dado sino que se desarrolla a lo largo de la vida.


Referencias:
libro clase: MARCELO,C. y VAILLANT,D.(2009).Desarrollo profesional docente.Madrid:NARCEA